viernes, 23 de febrero de 2007

"LA LECTURA DEL MUNDO PRECEDE SIEMPRE A LA LECTURA DE LA PALABRA Y LA LECTURA DE ÉSTA IMPLICA SIEMPRE LA CONTINUIDAD DE LA PRIMERA"


Veo veo
¿qué ves?


“La lectura del mundo precede siempre a la lectura de la palabra y la lectura de ésta implica siempre la continuidad de la primera” decía el maestro Paulo Freire.

Algunas intenciones de los saberes y las prácticas del taller
Recuperar la valoración del rito de mirar. Ayudar a los chicos a mirar sin adornos y poner en palabras lo mirado.
Dialogar con otras respuestas que dan los textos poéticos.
Decir metafóricamente, hacer juegos fonéticos, de asociaciones raras y más.
Desarrollar maneras de mirar (a veces importa mucho menos lo que se mira que la manera de mirar).Provocar y dar vía libre al juego de las propias visiones de los niños que se nutren con la memoria y los datos de las experiencias.
Todo esto para ir construyendo la inminencia de una revelación, de la conquista de un espacio poético, de ocasiones que no hay que dejar escapar.
Desde la propia interioridad llegar a poder observar la interioridad ajena.
Escribir como se mira.
Mirándose escribir, escribirse a sí mismo.
Observar la musicalidad de las buenas rimas. Probar y probar a escuchar, a decir, a escribir con rima; también sin rima.

Así estos versicuentos escritos por los chicos del taller Cuentos con sol del Patronato de la Infancia de Bahía Blanca surgieron de un juego de veo-veo que duró varios encuentros:
Juntando imágenes que ellos aportaron acerca de lo que habían visto
Dando una vueltita por el jardín y haciendo descubrimientos maravillosos.
Nombrando y callando.
Leyendo poemas que encontramos en los libros de la biblioteca
Buscando palabras a partir de una misma sonoridad; rimando.

Un sueño

Yo estuve volando en sueños
y el miedo me arrinconó
le hice una zancadilla
y volé mucho mejor.

El miedo se fue al demonio
y no lo volví a ver
mis alas tenían aire
yo volaba sin caer.

De arriba veía todo:
gente, un árbol y un gorrión,
entre las nubes bien gordas
lo pasé mucho mejor

Isaías Vargas


La lagartijita verde

Verdecita como el sapo
pero no sabe croar
salta la lagartijita
escondida en el maizal.

Le han arrancado su cola
y ella se esconde del sol
usa de asiento una piña
y de abanico una flor.

Pero la cola perdida
muy pronto le crecerá
y la verde lagartija
entre piedras brillará.



El alfiler perdido

¡Ay, qué mala suerte
perdí un alfiler,
no pude encontrarlo,
no lo pude ver!

¿Dónde se habrá ido?
¿No lo viste vos?
¿Estará agarrado
allí en el colchón?

Alfiler viajero,
vení para acá,
pinchá esta telita
así no se va.

Juliana Valentín

Los loros mareados

Los loros del Parque
estaban borrachos
tomaron cerveza
y comieron panchos.

Después de una noche
de tanto delirio
quedaron planchados
sobre un eucalipto.

La luna chismosa
lo contó gritando
a estrellas, palomas,
ratones y a un chancho.

Una gallina de plumas verdes

Andando en mi bicicleta
vi pasar una gallina
que tenía plumas verdes
y llevaba una mochila.

Se paró justo en la esquina
y picoteó una lombriz
yo la miré de costado
y ella me dijo: Noemí.

Te equivocaste gallina,
yo me llamo Micaela
y si te hago el aguante
llegaré tarde a la escuela.

Johanna Valentín

Dos textos de verso libre

Sucedidos

El tronco
escalera para llegar
a la punta del árbol.
Yo, un mono trepador.
De repente,
sobre mi cabeza desprevenida,
una lluvia de silenciosos
planeadores con aguijón.
Susto, disparada.
El mono
era una liebre
buscando su madriguera.

José Guzmán

El palomón

Día de lluvia.
El estaba tirado en el patio
pico negro, alas grises,
un ojo susto y otro cerrado.
Era un palomón chiquito.
Yo lo levanté.
Aleteaba
temblaba.
Comió de mi mano
tantas lombrices
le di tantas caricias
que cuando se voló
era un palomazo.

Isaías Vargas

Selección de textos: Mirta Colangelo