jueves, 31 de enero de 2008

LOS GRANDES MAESTROS

JAVIER VILLAFAÑE Y MARIA ELENA WALSH

Los dos inauguraron; Villafañe poco después de la década del 30 y María Elena Walsh por los años 60, una forma de escritura original y con desenfado en la que estaban presentes múltiples juegos con el lenguaje. Sin intenciones formativas ni pedagógicas la poesía de ambos se mixturó con la canción en el caso de María Elena y con el teatro de títeres en el de Javier.
Autores de poesía y narrativa los textos escritos por estos Maestros privilegian la plurisignificación del lenguaje apostando a la literatura como un arte ambiguo en el que se ofrece al lector o al oyente un espacio abierto en el que puedan desplegar todas las lecturas posibles.
Un mayor lirismo en Javier, más disparate en la Walsh. En ambos la presencia del humor, de la prevalencia del juego sobre el didactismo y de la provocación de una “fascinación irreverente “que propició la aparición de nuevas formas de escritura en la literatura destinada a los chicos. Los textos producidos por ellos y la incorporación de una nueva mirada hacia el receptor fueron estimulantes para el inicio del importante movimiento de literatura infantil y juvenil que se fue desarrollando en nuestro país.
¿Siguen teniendo vigencia estas reflexiones de María Elena Walsh, fragmentos de una memorable conferencia sobre La poesía infantil incluida en las Jornadas Pedagógicas de la OMEP (Organización Mundial de Enseñanza Preescolar. Bs. As. . 1964)?
"Pensemos que nuestros niños, desprovistos de abuelas tradicionales o nodrizas memoriosas, lo primero que oyen y aprenden son los jingles publicitarios. De lo que se deduce que una de las actuales nodrizas del niño es la televisión, y que de ella absorbe las más precarias formas de versificación, música y atropello de la sintaxis. Una seudopoesía destinada no a despertar sus sentimientos y su imaginación, sino a moldearlo como consumidor ciego de un orden social que hace y hará todo lo posible por estupidizarlo.”
...”Si valoramos la sensibilidad sobre la habilidad, si queremos formar seres lo menos maleables posible a las presiones de una sociedad enloquecida podemos empezar a hablar de poesía infantil...”
¿El escritor es un ladrón?
Javier dice:
“Yo les robo cosas a los niños. Aunque en realidad no debería decir robar, porque las cosas no tienen dueño. ¿Acaso la palabra no anda en el aire y es de todos? Un día de lluvia, dos chicos jugaban dentro de una casa de campo. Se habían llevado tierra en una caja y plumas. Les pregunté: ¿Qué hacen?. Y me contestaron: Plantamos plumas para que crezcan pájaros. Lo sentí tan mío que lo usé más adelante en un libro de poemas...”
De Javier Villafañe –Antología-obra y recopilaciones- Pablo Medina- Edit.. Sudamericana- Bs. As. 1990


Bibliografía para niños


(Recopilación de Roberto Sotelo, codirector de Imaginaria, Revista Virtual de Lit. Inf. Y Juvenil- N° 19- 23/2/00)

MARIA ELENA WALSH

• Tutú Marambá. Buenos Aires, Edición de la autora, 1960. (Reediciones: Buenos Aires, Fariña Editores, 1964, ilustraciones de Chacha; Buenos Aires, Sudamericana, 1969, ilustraciones de Vilar; Buenos Aires, Espasa Calpe, 1994, ilustraciones de Nora Hilb)
• La mona Jacinta. Ilustraciones de Leo. Buenos Aires, Editorial Abril, 1960. (Reedición: Buenos Aires, Planeta Junior, 1999, ilustraciones de Nora Hilb)
• La familia Polillal. Ilustraciones de Leo. Buenos Aires, Editorial Abril, 1960.
• El circo de bichos. Ilustraciones de Leo. Buenos Aires, Editorial Abril, 1961.
• Tres morrongos. Ilustraciones de Leo. Buenos Aires, Editorial Abril, 1961.
• El reino del revés. Ilustraciones de Chacha. Buenos Aires, Fariña Editores, 1963. (Reedición: Buenos Aires, Sudamericana, 1969, ilustraciones de Vilar; Buenos Aires, Espasa Calpe, 1994, ilustraciones de Eduardo y Ricardo Fuhrmann)
• Zoo loco. Ilustraciones de Ruth Varsavsky. Buenos Aires, Fariña Editores, 1965. (Reedición: Buenos Aires, Sudamericana, 1970, ilustraciones de Vilar; Buenos Aires, Espasa Calpe, 1996, ilustraciones de Eduardo y Ricardo Fuhrmann)
• Dailan Kifki. Ilustraciones de Juan Carlos Caballero. Buenos Aires, Fariña Editores, 1966. (Reedición: Buenos Aires, Sudamericana, 1986, ilustraciones de Vilar; Buenos Aires, Espasa Calpe, 1994, ilustraciones de Eduardo y Ricardo Fuhrmann)
• Cuentopos de Gulubú. Ilustraciones de Juan Carlos Caballero. Buenos Aires, Fariña Editores, 1966. (Reedición: Buenos Aires, Sudamericana, 1972, ilustraciones de Vilar; Buenos Aires, Espasa Calpe, 1994, ilustraciones de Eduardo y Ricardo Fuhrmann)
• Versos para cebollitas. Antología de versos folklóricos. Buenos Aires, Fariña Editores, 1966.
• Versos folklóricos para cebollitas. Antología. Buenos Aires, Fariña Editores, 1967.
• Versos tradicionales para cebollitas. Buenos Aires, Sudamericana, 1967. (Reedición: Buenos Aires, Espasa Calpe, 1997, ilustraciones de Florencia Balestra)
• Aire libre. Libro de lectura para 2° grado. Ilustraciones de Horacio Elena. Buenos Aires, Ángel Estrada Editores, 1967.
• El diablo inglés. Ilustraciones de Raúl Fortín. Buenos Aires, Ángel Estrada Editores, 1974. (Reedición: Buenos Aires, Hyspamérica, 1986, ilustraciones de María Cristina Brusca; Buenos Aires, Espasa Calpe, 1994, ilustraciones de Napo)
• El país de la geometría. Ilustraciones de Néstor Luis Battagliero. Buenos Aires, Ángel Estrada Editores, 1974. (Reedición: Buenos Aires, Hyspamérica, 1985, ilustraciones de Estela Caponi)
• La sirena y el capitán. Ilustraciones de Mirtha Castillo. Buenos Aires, Ángel Estrada Editores, 1974. (Reedición: Buenos Aires, Hyspamérica, 1985, ilustraciones de Estela Caponi)
• Angelito. Ilustraciones de Jorge R. Serrano. Buenos Aires, Ángel Estrada Editores, 1974. (Reedición: Buenos Aires, Hyspamérica, 1985, ilustrciones de Daniel Rabanal)
• Chaucha y Palito. Ilustraciones de Vilar. Buenos Aires, Sudamericana, 1976. (Reedición: Buenos Aires, Espasa Calpe, 1997, ilustraciones de Eduardo y Ricardo Fuhrmann)
• María Elena Walsh. Partituras. 3 volúmenes. Buenos Aires, Lagos, 1984.
• Veo Veo. Enciclopedia Infantil en fascículos. Buenos Aires, Hyspamérica, 1984.
• Bisa vuela. Ilustraciones de María Cristina Brusca. Buenos Aires, Hyspamérica, 1985.
• Canciones infantiles. Partituras. 3 volúmenes. Buenos Aires, Lagos, 1985.
• María Elena Walsh. Partituras. 3 volúmenes. Buenos Aires, Lagos, 1987.
• Los gleglos. Ilustraciones de Nuria Salvatella. Barcelona, Lumen, 1987.
• La nube traicionera. Versión libre de Le nuage rose, de George Sand. Ilustraciones de Daniel Rabanal. Buenos Aires, Sudamericana, 1989. (Reedición: Buenos Aires, Espasa Calpe, 1997, ilustraciones de Nora Hilb)
• Don Fresquete. Ilustraciones de Eduardo y Ricardo Fuhrmann. Buenos Aires, Planeta Junior, 1996.
• El enanito y las siete Blancanieves. Ilustraciones de Eduardo y Ricardo Fuhrmann. Buenos Aires, Planeta Junior, 1996.
• El gatopato y la princesa Monilda. Ilustraciones de Eduardo y Ricardo Fuhrmann. Buenos Aires, Espasa Calpe, 1996.
• El paquete de Osofete. Ilustraciones de Eduardo y Ricardo Fuhrmann. Buenos Aires, Planeta Junior, 1996.
• Historia de una princesa. Ilustraciones de Eduardo y Ricardo Fuhrmann. Buenos Aires, Planeta Junior, 1996.
• La foca loca. Ilustraciones de Eduardo y Ricardo Fuhrmann. Buenos Aires, Espasa Calpe, 1996.
• La plapla. Ilustraciones de Eduardo y Ricardo Fuhrmann. Buenos Aires, Planeta Junior, 1996.
• Martín Pescador y el delfín domador. Ilustraciones de Eduardo y Ricardo Fuhrmann. Buenos Aires, Planeta Junior, 1996.
• Pocopán. Ilustraciones de Eduardo y Ricardo Fuhrmann. Buenos Aires, Espasa Calpe, 1996.
• Una jirafa filarmónica. Ilustraciones de Eduardo y Ricardo Fuhrmann. Buenos Aires, Espasa Calpe, 1996.
• Un gato de la luna. Ilustraciones de Eduardo y Ricardo Fuhrmann. Buenos Aires, Espasa Calpe, 1996.
• Manuelita ¿Dónde vas? Ilustraciones de Eduardo y Ricardo Fuhrmann. Buenos Aires, Espasa Calpe, 1997.
• El brujito de Gulubú. Ilustraciones de Eduardo y Ricardo Fuhrmann. Buenos Aires, Planeta Junior, 1998.
• El Mono Liso. Ilustraciones de Eduardo y Ricardo Fuhrmann. Buenos Aires, Planeta Junior, 1998.
• Manuelita la tortuga. Ilustraciones de Eduardo y Ricardo Fuhrmann. Buenos Aires, Planeta Junior, 1998.
• Osías el osito. Ilustraciones de Eduardo y Ricardo Fuhrmann. Buenos Aires, Planeta Junior, 1998.
• El gato que pesca. Ilustraciones de Eduardo y Ricardo Fuhrmann. Buenos Aires, Planeta Junior, 1999.
• El show de Perro Salchicha. Ilustraciones de Eduardo y Ricardo Fuhrmann. Buenos Aires, Planeta Junior, 1999.
• La Reina Batata. Ilustraciones de Eduardo y Ricardo Fuhrmann. Buenos Aires, Planeta Junior, 1999.
Recientemente la Edit. Alfaguara publicó la obra completa de obras para niños de María Elena Walsh con el título ALFAWALSH


Yo me nazco, yo misma me levanto,
organizo mi forma y determino
mi cantidad , mi número divino,
mi régimen de paz, mi azar de llanto.
Establezco mi origen y termino
porque sí, para nunca, por lo tanto.
Soy lo que se me ocurre cuando canto.
No tengo ganas de tener destino.


PEQUEÑA ANTOLOGIA

DOÑA DISPARATE

Doña Disparate
nariz de batata
se olvida, se olvida
de cómo se llama.
Se olvida el rodete
detrás de la puerta,
duerme que te duerme
cuando está despierta.
Se quita el zapato
se pone el tranvía.
Bebe la botella
cuando está vacía
No sabe, no sabe,
y aprieta un botón
para que haya luna
o se apague el sol.
Oye con el diente,
habla con la oreja
con un cucharón
barre la vereda.
-¡Señor boticario
véndame tornillos!
-¡Señor verdulero
hágame un vestido!
¡Guau! Dice el felpudo.
¡Miau! dice la jarra.
¡Que yo soy el perro!
¡Que yo soy la gata!
Doña Disparate,
nariz de merengue,
se “ecovica”, digo,
se equivoca siempre.


VOY A CONTAR UN CUENTO

Voy a contar un cuento.
A la una, a las dos y a las tres:
Había una vez.
¿Cómo sigue después?
Ya sé, ya sé.
Había una casita,
una casita que.
Me olvidé.
Una casita blanca,
eso es,
donde vivía uno
que creo era el Marqués.
El Marqués era malo,
le pegó con un palo
ah...No, el Marqués no fue.
Me equivoqué.
No importa. Sigo. Un día
llegó la policía.
No, porque no había.
Llegó nada más que él,
montado en un corcel
que andaba muy ligero.
Y había un jardinero
que era muy bueno, pero.
Después pasaba algo
que no recuerdo bien.
Quizá pasaba el tren.
Pero lejos de allí,
la Reina en el Palacio
jugaba al ta te ti,
y dijo varias cosas
que no las entendí.
Y entonces
me perdí.
Ah, vino la Princesa
vestida de organdí.
Sí.
Vino la Princesa.
Seguro que era así.
La Reina preguntole,
no sé qué preguntó,
y la Princesa, triste
le contestó que no.
Porque la Princesita
quería que el Marqués
se casara con ella
de una buena vez.
No, no, así no era,
era al revés.
La cuestión es que un día,
la Reina que venía
dio un paso para atrás.
No me acuerdo más.
Ah, sí, la Reina dijo:
-Hijita, ven acá.
Y entonces no sé quién.
Mejor que acabe ya.
Creo que a mí también
me llama mi mamá.


COCODRILO


Cocodrilo
come coco,
muy tranquilo,
poco a poco.
Y ya separó un coquito
para su cocodrilito.



LA VIBORITA



La viborita se va
corriendo a Vivoratá
para ver a su mamá.
La cabeza ya llegó
pero la colita no.
Terminó.



EL PAÑUELITO



El cocodrilo borda un pañuelito
de madera terciada, muy bonito.
Le borda primorosos ramilletes
y también un montón de firuletes.
Ya no podrá llorar ni estar resfriado
hasta que le pañuelito esté acabado.
Por eso borda y borda todo el día,
en el cine, en la escuela, en el tranvía.
Ya no le faltan, y está muy tranquilo
más que 100.000 kilómetros de hilo.


LIMERICKS

Una HORMIGA podrá tener barriga
que a nadie desconcierta ni fatiga.
Lo que a toda la gente
le parece indecente
es tener una Hormiga en la barriga.
Una Vaca que come con cuchara
y que tiene un reloj en vez de cara
que vuela y habla inglés
sin duda alguna es
una Vaca rarísima, muy rara.
Un Hipopótamo tan chiquitito
que parezca de lejos un mosquito
que se pueda hacer upa
y mirarlo con lupa,
debe ser un Hipopotamito.


EN UNA CAJITA DE FÓSFOROS


En una cajita de fósforos
se pueden guardar muchas cosas.
Un rayo de sol, por ejemplo.
(Pero hay que encerrarlo muy rápido,
si no se lo come la sombra).
Un poco de copo de nieve,
quizá una moneda de luna,
botones del traje del viento
y mucho, muchísimo más.
Les voy a contar un secreto.
En una cajita de fósforos
yo tengo guardada una lágrima,
y nadie, por suerte, la ve.
Es claro que ya no me sirve.
Es cierto que está muy gastada.
Lo sé, pero qué voy a hacer,
tirarla me da mucha lástima.
Tal vez las personas mayores
no entiendan jamás de tesoros
“Basura”, dirán, “Cachivaches”
“No sé porqué juntan todo esto”
No importa, que ustedes y yo
igual seguiremos guardando
palitos, pelusas, botones,
tachuelas, virutas de lápiz,
carozos, tapitas, papeles,
piolín, carreteles, trapitos,
hilachas, cascotes y bichos.
En una cajita de fósforos
se pueden guardar mucha cosas.
Las cosas no tienen mamá.


BIBLIOGRAFÍA DE JAVIER VILLAFAÑE


Libros para niños

(Complilación de Laura Roldán Revista VirtualImaginaria N° 89 –6/11/02)

Una ronda, un cuento y un acto para títeres. Buenos Aires, Ediciones El Gallo Pinto, 1938.

Coplas, poemas y canciones. Buenos Aires, Ediciones El Gallo Pinto, 1938. (Premio Municipal de
Poesía).

Títeres. Buenos Aires, Editorial Nova, 1943.

El Gallo Pinto. (Poesía) Ilustrado por niños. La Plata, Universidad Nacional de La Plata, 1944. Reediciones: Huarpes, 1947; Colombo, 1965; Hachette, 1965.

Los niños y los títeres. (Obras para títeres, cartas y poemas de niños). Buenos Aires, Editorial El Ateneo, 1944. Colección Titirimundo.

Libro de cuentos y leyendas. Ilustrado por niños. La Plata, Universidad Nacional de La Plata, 1945.

Historias de pájaros. Buenos Aires, Emecé Editores, 1957.

Los sueños del sapo. (Cuentos y leyendas) Ilustrado por niños. Buenos Aires, Editorial Hachette, 1963.

Títeres. Buenos Aires, Editorial Hachette, 1967.
Los cuentos que me contaron. (94 cuentos escritos por niños) Caracas, Universidad de Los Andes, 1970.

Cuentos con pájaros. Buenos Aires, Editorial Hachette, 1979.

Maese Trotamundos por el camino de Don Quijote. Barcelona, Editorial Seix Barral, 1983.

El caballo celoso. Ilustraciones de Julia Díaz. Madrid, Editorial Espasa Calpe, 1983. Colección Austral Juvenil. Reediciones: La Plata, Los Libros del Sudeste, 1985, con ilustraciones de Hugo Soubielle, y Buenos Aires, Ediciones Colihue, 1992; Colección Libros del Malabarista.

Cuentos y títeres. Ediciones Colihue. Buenos Aires, 1986. Colección Libros del Malabarista.

La vuelta al mundo. Ilustraciones de Juan Ramón Alonso. Madrid, Espasa Calpe, 1986. Colección Austral Infantil.

Los cuentos que me contaron por el camino de Don Quijote. Caracas, Alfadil LAIA, 1987.

El juego del gallo ciego. Ilustraciones de Rosa. M. González. Buenos Aires, Ediciones Colihue, 1989. Colección El Pajarito Remendado.

Recuerdo de un nacimiento. Ilustraciones de Nicolás Rubió.Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 1990.

Los cuentos que me contaron por los caminos de Aragón. Ilustrado por niños. Zaragoza, Cultural Caracola, 1990. Colección La guerra de los botones.

El hombre que debía adivinarle la edad al diablo. Ilustraciones de Delia Contarbio. Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 1991. Colección Pan Flauta.



PEQUEÑA ANTOLOGÍA


Coplas

Te gané con una copla
y con otra te perdí
si te canto la tercera
no sé que será de mí.
La noche se hizo más noche
con el canto de los grillos.
¡Qué linda estaba la luna
recostadita en el río!


EL GALLO PINTO

Pintín Pintonero
pitando en un pito,
me dijo una tarde
que era el Gallo Pinto
el de cresta roja,
el del largo pico,
plumas de colores
y cuerpo chiquito.
-Pintín Pintonero...
del buen Gallo Pinto
¿quiénes son los padres?
-Pintores de oficio...
y con muchas pintas
pintaron al hijo.
-¿Quién es la madrina?
¿Quién es el padrino?
-Una bataraza
y un gallo vecino.
-¿Se hizo mucha fiesta
cuando fue el bautismo?
-Se bailó tres noches
a orillas del río.
Por piano una rana,
por violín un grillo.
La luna en un árbol
La madre en el nido.
-Pintín Pintonero
¿Canta el Gallo Pinto?
-El canta que canta
yo, pito que pito.


LOS CINCO BURRITOS


¡Cómo se quedaron
los cinco burritos
al ver a la luna
dormida en el río!
¿Qué haremos con ella?
¿Con qué la cubrimos?
¿Con la arena fría?
¿Con el viento frío?
¡Cosas de la luna
dormirse en el río!
¡Cómo la miraban
los cinco burritos!
La luna redonda
temblaba de frío.
Que duerma esta noche
junto con un niño.
Quien quiere la luna
debe estar dormido.
¡A dormir,
que los cinco burritos
ya están por venir!
¡A soñar
que la luna redonda
ya está por llegar!
Cargaron la luna
los cinco burritos
y andando despacio
cruzaron el río.
Ya vienen bajando
por este camino.
Con la luna a cuestas
llegan los burritos.
Quien quiere la luna
debe estar dormido.
¡A dormir
que los cinco burritos
ya están por venir!
¡A soñar,
que la luna redonda
ya está por llegar!
Junto con la luna
dormirá mi niño
y estarán velando
los cinco burritos.


DOMINGO EN EL ZOOLÓGICO


-Un globo, un globo, quiero un globo
-pidió un niño.
La madre le compró un globo.
El niño soltó el globo y lo vio volar
-Un globo, un globo, quiero un globo
-volvió a pedir el niño.
El padre le compró un globo.
El niño soltó el globo y lo vio volar
-Un globo, un globo, quiero un globo
-pidió otro niño.
La madre dijo:
-No
El padre dijo:
-No
Y el niño voló,
se fue de los brazos de la madre,
de los brazos del padre,
volando con los globos.
Esto pasó en el Jardín Zoológico
la tarde de un domingo.
Son testigos un elefante,
dos leones,
un águila
y un vendedor de globos.


Mirta Colangelo

1 comentario:

Anónimo dijo...

q hermoso blog
gracias por compartir
Daniela Magnone
www.cuentandantes.blogspot.com